Creación de la Madre – Tierra (Historia de origen del Pueblo Olo Tule)

2.3.1 Creación de la Madre – Tierra por /Pap Tummat/[1]

 

El ser creador Del universo /Tule/ es /Pap Tummat/, descendiente de la parentela de la ballena roja (/Paka Kinit/).  La ballena Roja engendra a /Pap Tummat/ con la apariencia de un  grano de maíz que fue depositado en un lugar especifico. Por esto es que el primer nombre de /Pap Tummat/ es /Pap Opa/, es decir el “Padre maíz”. Este ser fue creciendo y cada vez que era transportado a otro lugar, retornaba siempre a su sitio de origen; creció mucho hasta que explota y libera su energía creadora, para seguir existiendo en forma espiritual como un ser omnipresente y omnipotente, dando origen al universo. /Pap Opa/ se transporta en forma espiritual a la gran morada de la ballena roja que habita en una de las capas más profundas del sub-mundo. De esta explosión se crea el espacio que más tarde daría origen a la Madre –  Tierra.

 

Después de esta explosión el ser creador toma definitivamente el nombre de /Pap Tummat/. En esta época la tierra era una sola, es decir, no se había dado todavía el origen de los continentes.  Con esta explosión se crea el espacio, donde luego serán puestas todas las cosas sobre las diferentas capas del la tierra, los sub-mundos y el cosmos.

 

En el camino para llegar al la futura morada de los /Tule/, /Pap/ va creando todos los seres y los espacios de las diferentes capas del sub-mundo  y en este recorrido se encuentra con los espíritus de /Nia/, que es considerada como la esencia maligna. /Nia/, al igual que /Pap/, es muy poderoso y también posee muchos conocimientos, pero /Pap/ lo aventaja por que había nacido un día antes.

 

Cuando llegó a la futura modada de los /Tule/, centra su actividad creadora en el  entorno del río que nombra /Olopurkantiwal/[2]. Allí su primera acción fue crear tres seres que él consideró como hijos suyos, con muchos poderes y con la misión especifica de proteger todo lo creado y facilitarle en un futuro la estadía a sus hijos que llegarían, que serían los /Tule/; estos seres fueron:  /Kaupi Sailakan/ (Rey de árbol de madera fina), /Kapur Sailakan/ (Rey del Ají) y /Kattep Sailakan/ (Rey del árbol parecido al cacao). /Pap/ los concibió con todos los poderes necesarios para que protegieran a /Nap Kuana/ (Madre – Tierra).

 

Posteriormente /Pap/ inicia la creación de los sitios sagrados y de su protector, que sería el Rey de las cruces. Da origen a cuatro sitios sagrados para que allí se reproduzca la medicina de los futuros hijos que estaría por crear, es decir, el pueblo /Olo Tule/. Cada uno de estos sitios tendrían sus protectores, que también fueron creados por /Pap/, de forma simultanea; estos seres protectores de los sitios sagrados creados por /Pap/ fueron: /Ulkupsassil/ (Rey de un insecto de las orillas del río), Ukkasi/ (Rey del Armadillo), /Tek/ (Rey del Armadillo Brujo) y /Ikli/ (Rey de la Hormiga Arriera).

 

/Pap/ les dejó el siguiente mandato: “Yo los dejo para que ustedes trabajen en esta Madre – Tierra, para que cuando lleguen mis hijos les ayuden, pues serán sabios con mucho conocimiento”. Cuando terminó, quedaron organizadas las plantas de las diferentes especies, los animales empezaron a poblar la tierra y a probar las medicinas, que específicamente las había creado para el beneficio y bienestar de los hijos que mandaría posteriormente. Los animales que desobedecieron a /Pap/ fueron: /Pelomal/ (perezoso), /Wiopmal/(oso), /Askuiskuismal/ (Cusumbo), /Tasimaltulekin/ (Chucha).

 

Estos seres eran animales- hombres y /Pap/ viendo que habían utilizado algo que tenía reservado para sus futuros hijos, como lo eran las medicinas, los convirtió definitivamente en animales, con movimientos lentos y en algunas ocasiones con comportamientos “alocados”, como castigo por haber infringido las normas que les había dejado. Para este proceso de conversión, /Pap/ dejo caer a cada uno de ellos cuatro veces sobre la Madre – Tierra y de esta forma quedaron definitivamente transformados en animales.  Además, les dejó el siguiente mandato: “de ahora en adelante ustedes y sus descendencias le servirán a mis hijos de medicina; sus huesos y sus cráneos, serán utilizados por mis hijos como medicina”. Es por esto que en la actualidad los /Tulemal/ todavía utilizan estos restos óseos como medicamentos de algunos de los tratamientos tradicionales que ejecutan los /Inatuletimal/ (médicos tradicionales).

 

Cuando los árboles y las diferentes plantas creadas por /Pap/ llegaron a su punto de maduración y a dar frutos y semillas, él decide crear el viento con la misión específica de dispersar todas ellas por la totalidad de la superficie de lo creado, del contorno hasta ahora formado. /Pap/ pensaba que todo esto era bueno por que estaba quedando preparado para la llegada de sus próximos hijos que serían los Hombres-Animales, quienes podrían disfrutar de lo creado hasta ahora. De esta forma aparecieron por el contorno instituido todos los Hombres-Animales para que disfrutaran la totalidad de las cosechas de los árboles y las plantas, que ya se habían dispersado por todas partes.

 

/Pap/ también pensaba que todo lo creado serviría para el sustento de sus próximos hijos que sería el pueblo /Olo Tule/, así como también sería útil en los tratamientos medicinales; los tallos, las hojas, los corazones de los árboles fuertes, como el bálsamo y el níspero, fueron creados para el beneficio de los hijos de /Pap/.

 

Cuando /Pap/ observó todo lo creado, pensó ahora en hacer surgir un río para que sus hijos gozaran del bienestar que ello produce; de esta forma /Pap/ se dispone a crear el primer río el cual lo concibió con dos desembocaduras, para que sus hijos no tuvieran que hacer grandes esfuerzos en la navegación, por que contaran con dos direcciones de corriente que les ayudara en el transporte. Para que el río tuviera una delimitación y no regara sus aguas por todo lo formado, /Pap/ hace surgir las lomas que lo delimitaran y lo mantuvieran en un cause estable. Alrededor de este río primigenio, todo era hermoso, lleno de plataneras y de cultivos de todos los diferentes frutales para el beneficio de sus hijos.

 

El ser creador le dejó al río, al igual que al viento, la misión de limpiar estos cultivos cuando estuvieran sucios de maleza y de hojas secas; ellos tenían que soplar y lavar la tierra para que se mantuviera limpia. El viento soplaría y llevaría toda la suciedad al río, quien se encargaría de transportarla a otros lugares y de esta forma mantener el contorno y los cultivos de plátanos y frutales limpios. Así mismo, el río saldría de su cause y le ayudaría al viento en estos trabajos de limpieza.

 

/Pap/ Pensó que la estadía de sus hijos en esta Madre –  Tierra solo sería temporal, por que estaba a punto de emprender la creación de una morada para ellos con mejores comodidades y donde obtendrían un mayor bienestar; este lugar seria el cielo, donde también localizaría su morada y más arriba estaría la casa de su padre.

 

En esta Madre – Tierra trabajarían y tendrían que comportarse bien para poder ganarse la residencia en la morada definitiva que estaba a punto de crear; allí tendrían otra vida, más allá de la muerte, donde disfrutarán de todo lo que se les fue negado en el paso por la Madre – Tierra.

 

Si sus hijos se comportan mal en su estadía temporal en la Madre – Tierra, recibirán castigos en las capas del sub-mundo, previamente creadas en su recorrido de asenso a la futura morada del pueblo /Olo Tule/.

 

Donde se localiza la escalera de descenso, /Pap/ ubicó la gran morada de la piedra sagrada (/Akuanusa/), como prueba del vocabulario utilizado por sus hijos en el camino al cielo; allí se tendrían que tropezar necesariamente y /Pap/ analizaría la respuesta y el tipo de palabras que sus hijos utilizarían y sí por esta golpe mencionan palabras soeces, también serán castigados.

 

Cuando /Nan Tumat/ empieza su recorrido de ascenso al cielo, observa todo lo creado por /Pap/ en estos sub-mundos. En la primera capa encontró que /Pap/ la había destinado como un lugar de castigo; allí encontró una gran laguna de sangre (/Aplis Matta/), donde tendría su morada el Rey del Caimán (/Tain/), quien estará encargado de castigar los malos comportamientos de todos los hombres después de su estadía temporal en la Madre – Tierra. Esta primera capa del sub-mundo se denominó /Olo Turwanapili/, es decir la capa  basurero, donde el /Tule/ de camino a la morada de su padre, encontrará toda la basura que hizo en la tierra; en esta capa habitan las hormigas gigantes, quienes, al igual que el Rey Caimán, son los encargados de propiciar los castigos.

 

/Nan/ siguió su recorrido por estas capas y en la segunda encontró otro gran lago, esta vez de apariencia de plata que permanentemente está hirviendo como un gran caldero puesto en un fogón eterno; también este sería un lugar de castigo para quienes en su estadía en la Madre – Tierra no tuvieran un buen comportamiento. En esta capa serán castigados todos los hombres que vendan medicina en la estadía en la Madre – Tierra, por que /Pap/ las creo para beneficio de todos y no de unos cuantos, aunque existieran especialistas. A esta capa se le denominó /Olo Supinapili/, es decir la capa de las aves; allí se encuentran todos los /purpa/ (espíritu) de las aves. En esta capa se castigaran a los /Tulemal/ que hallan tenido un mal comportamiento con las aves, y si las cuidó y les dio de comer, sus espíritus le ayudaran y se regocijarán con él.

 

El ser creador también advirtió que aquellos sitios fundados para el castigo también serán conocidos por aquellos hombres que se comporten bien en su estadía en la Madre – Tierra, pero allí no serán sancionados; solo los conocerán para que entiendan todo el proceso que padecen los que se comporten mal y conozcan todo lo creado por /Pap/.

 

En la capa siguiente, en orden descendente, /Pap/ ubicó los sitios más especiales que serán visitados y conocidos por aquellos hombres que tengan un buen comportamiento durante la estadía temporal en la Madre – Tierra. /Nan/ observó que en esta capa están las columnas de oro y plata que sostienen la Madre – Tierra. Esta capa y las subsiguientes, son para el goce y ya no para el castigo; para que los hijos disfruten observando lo maravilloso de la creación de /Pap Tummat/. /Pap denominó esta capa /Olo Aitatanapili/, puso allí a /Olo Machimat/ (hombres de oro) para su custodia.[3]

 

/Nan/ siguió su camino descendente y llegó a la próxima capa donde se encuentra el gran río del espejo, que todo lo refleja (/Ispelikuntiwal/); /Pap/ decía: “si mis hijos se comportan bien, podrán disfrutar de este hermoso lugar por un tiempo y jugar en sus aguas, al igual que conocer todos los hermosos lugares que se encuentran allí; en el camino a la gran morada del cielo, mis hijos podrán tomar un descanso”.

 

/Nan/ observó que en este lugar el gran ser creador había hecho un  hermoso lugar para aquellos hombres que en su estadía en la Madre – Tierra se habían desempeñado como buenos cazadores y se habían portado bien con los animales; este sitio lo creo como un gran zoológico donde estas personas se encontrarán con toadas las especies de animales; allí tienen su morada el rey del gato, el rey del perro y todos los otras reyes de los animales.

 

También en esta capa, la cuarta del sub-mundo, /Pap/ ubicó el sitio especial para todos los /inatuleti/ (Médicos tradicionales), donde encontraran La casa del /Akuanusa/ (piedra medicinal), la casa del rey del ají y todas las demás moradas de las plantas y minerales que le sirvieron en la estadía por la Madre – Tierra como medicinas. Para aquellos que sirvieron de especialistas de la jagua, también /Pap/ destinó en esta capa un lugar especial, así como para aquellos hombres que fueron expertos en las diferentes fiestas de la mujer, quines podrán visitar la casa del la pubertad y la casa del Rey del cangrejo. Igualmente tendrían su lugar especial los agricultores con un buen comportamiento en la Madre – Tierra, donde encontrarían la morada del plátano y todas las otras especies de plantas que cultivó en su estadía temporal. A esta capa se le denominó /Olo Upikuantiwal/ (mundo del agua – Río de los fragmentos de oro), donde cada ser —en forma espiritual— tendrá su morada; así el /Tule/ encontrara a /Olo Oliquinia/ (mundo de la danta), /Olo Weliplel/ (mundo del puerco manao) y así sucesivamente con todas las especies.

 

/Pap/ dejó el mandato que si los hombres tenían un buen comportamiento en su primera vida, en esta capa no recibirán ningún mal tratamiento por el Rey de los gatos, ni por el Rey de los perros.

 

Después de recorrer todos estos sitios y reconocer todo lo creado por el ser creador (/Pap Tummat/), /Nan/ y su hijo /Pap Olo Kunapipilel/[4], empiezan el camino ascendente para la morada definitiva que será en el cielo, en las capas cósmicas creadas también por /Pap/. Empiezan su recorrido ascendente por un camino tan brillante como el oro donde todo es hermoso como hecho de aquel preciado metal.

 

Siguiendo por este camino hermoso llegan a una gran casa de oro y en este momento /Nan/ advierte el poderío del gran creador y su capacidad de embellecer todo lo formado con anterioridad; se percata que por este camino ya había pasado /Pap/ el gran padre. /Nan/ habló: “Aquel que construyó este camino y esta hermosa casa, es nuestro verdadero padre, con un gran poder hacedor y creador, con un gran conocimiento de lo que es lindo y bueno para nuestros hijos”.

 

/Pap Kuna Pipilel/, hijo de /Nan/, al ver este lugar tan hermoso y lleno de cosas buenas, quiere quedarse allí y no regresarse a la Madre – Tierra como fue el mandato de /Pap/; el ser creador, analizando esta situación, decide hacerle tratamiento con medicinas a /Pipilel/, para que cumpla con sur ordenanzas. Además, le envía un mensaje donde le dice: “Tu lugar, tu morada, será a mi lado en un lugar más hermoso que este del cual te enamoraste; cumple mi mandato y lo podrás conocer por que yo te haré llegar allí desde la Madre – Tierra, en una nave especial que yo personalmente enviaré; este lugar y los otras que has recorrido con tu madre, son para el castigo y el gozo de mis hijos que vendrán después”.

 

/Nan/ en esta hermosa casa de oro, empezó a jugar con el gato y con el perro por algún tiempo, recorriendo además todos los contornos que la rodeaban. Pasado un tiempo de descanso y de regocijo por todo lo creado de forma tan especial, /Nan/ emprende su viaje definitivo a la morada de /Pap/ en un bote especial (/Ulu Kampa/) por el río llamado /Palipe Kuntiwal/, que la llevaría directamente a su lugar de residencia definitivo.

 

Entre tanto su hijo, /Olo Kuna Pipilel/ seguía resistiéndose a lo ordenado por /Pap/, que en este tiempo se conocía con el nombre de /Olo Kupilel/, de regresar a la Madre – Tierra y esperar la nave especial que el gran creador tenia destinada para su viaje definitivo. Nuevamente /Pap/ le envía un mensaje donde le hace saber que él no puede hacer nada para que continuara en este lugar y que definitivamente tiene que acatar las órdenes. /Kuna Pipilel/ pensaba en los grandes sufrimientos que había padecido en la Madre – Tierra durante su estadía allí y estos recuerdos le hacían sentir temor de retornar a aquel lugar; recordaba como los hombres-animales de aquella tierra le hacían maldades y lo golpeaban e incluso se atemorizada por que aquellos seres deseaban su muerte, para no escuchar los mensajes de /Pap/. El ser creador le daba ánimos y siempre le insistía de que su lugar seria mucho mejor que aquel donde se encontraba y que en ese lugar iba a tener la recompensa por tanto sufrimiento.[5]

 

Finalmente /Olo Kuna Pipilel/ regresa a la Madre – Tierra a esperar que /Pap/ enviara la nave especial para por fin regocijarse a su lado, después de tanto sufrimiento. Por fin él ve venir del cielo a la nave (/Ol Pate/), como medio de su transporte definitivo. /Pap/ lo orientó para que pudiera atravesar las diferentes capas de la tierra que él había creado en el cosmos. Para tal fin le consiguió ayuda del Rey del Ají y del Rey de el Perro.

 

/Olo Kuna Pipilel/ Salió en su nave espacial y no pudo atravesar las diferentes capas del cosmos, por que no supo utilizar la ayuda de los reyes que puso a su disposición /Pap/, lo que lo obligó a devolverse a la Madre – Tierra. El gran creador nuevamente orientó a su hijo para que realizara un nuevo intento; en esta ocasión /Pap/ lo orientó para que en la parte delantera de la nave colocara al Rey de Ají y en la parte trasera, al Rey de los Perros; /Pap/ le dijo: “al momento de encontrar dificultades, tu tienes que estirar la mano al frente  y tocar el Rey del Ají, para que tu nave tenga las fuerzas suficientes para atravesar las capas que puse como protección a mi gran morada”. Así le hablo a su hijo.

 

Nuevamente /Olo Kuna Pipilel/ sale de la Madre – Tierra en su nave espacial a hacer un nuevo intento de cruzar estas capas; cuando llegaron a un sitio sagrado, la nave quedo dando vueltas sin poder atravesarlo, por que se trataba de un sitio muy poderoso, que no pudo atravesar, lo que hace que nuevamente se regresara a la Madre – Tierra. /Pap/ viendo la situación, nuevamente le da instrucciones a su hijo, de tal forma que en esta ocasión sí pudiera superar el sitio sagrado que se encontraba como defensa de la morada del gran ser creador. En este tercer intento, con la ayuda del Rey del Ají y del Rey de los Perros, pudo por fin llegar a su sitio definitivo al lado de su padre, el gran ser creador.

 

Cuando /Pap Tummat/ ya tuvo a su lado a su hijo /Olo Kuna Pipilel/, pensó en mandar a cuatro de sus hijos a la Madre – Tierra. Después de reflexionar sobre el asunto, toma la decisión. El mayor de sus hijos era el Japonés, que le dio origen  a todo el pueblo japonés; el segundo de sus hijos era el Alemán, el tercero Iles (padre de los ingleses) y el más pequeño era el /Olo Tule/, que dio origen a toda la descendencia de /Tulemal/[6].

 

/Pap/ empieza a observar el comportamiento de cada un de los hijos para ver cual era la especialidad y la particularidad que manejaban. Mira como los hermanos mayores eran inquietos y necios, mientras que el pequeño se comportaba de forma pausada y respetuosa de las enseñanzas de /Pap/. Mientras los hermanos mayores cogían sin permiso de su padre todos los libros donde él celosamente guardaba su sabiduría, el menor esperaba pacientemente que /Pap/ le legara los conocimientos con las explicaciones adecuadas y las instrucciones necesarias para hacer buen uso de ellos. El gran ser creador miraba como sus hijos mayores no atendían a sus explicaciones sobre sus conocimientos, por que ellos consideraban que ya lo sabían todo, pues con anterioridad habían leído todo lo que guardaba en sus cartillas y en sus libros; de otro lado, el menor, siempre con la paciencia que lo caracterizaba, esperaba las explicaciones y las orientaciones de su padre.

 

/Pap/ reúne a sus cuatro hijos y pone a escoger a cada uno de ellos las armas que utilizaran en la cacería y en la defensa. Esta selección se hace en forma descendente, es decir empieza el mayor a designar las de su preferencia y así sucesivamente hasta el menor de sus hijos. El mayor escoge las armas más poderosas, pero a la vez más destructivas; los dos siguientes también seleccionaron para su uso y benefició armas de fuego, mientras que el más pequeño escogió aquellas menos potentes como las flechas y las bodoqueras; selecciona las siguientes: /esi/ (arco), /siku/ (flecha), /puti/ (bodoquera), y /or/ (lanza)[7].

 

Después de esta repartición de las armas, /Pap/ dice a su hijo mayor que como él había seleccionado las armas más poderosas, se fuera de cacería y demostrara a todos sus hermanos su destreza con ellas. Cuando partió, /Pap/ envía por un atajo a un gran tigre con ojos brillantes y asustadores para que salga  en el camino a su hijo mayor y de esta forma, probar su valentía y la destreza con las armas. Cuando el hijo mayor se encuentra con este animal, se asusta y se regresa corriendo para donde su padre a contarle lo observado. En su presencia le dice: “Vengo aterrorizado… en el camino a mi cacería, me ha salido una fiera abominable y peligrosa”.

 

/Pap/ manda entonces a su segundo hijo, que también había escogido para su defensa armas de fuego; este sale desde la madrugada y al medio día ya estaba de vuelta, pues le había sucedido lo mismo que a su hermano mayor; igualmente estaba asustado por la fiera que le había salido al paso. Ahora le tocaba el turno al tercero de los hermanos, a quien también le sucedió lo mismo y regresó a la casa con las manos vacías y asustado, con el mismo relato de los anteriores. A la llegada de este, /Pap/ reúne a su familia y les habla así: “Ustedes escogieron las armas más potentes y fuertes y no pudieron con el gran tigre; de ahora en adelante andarán en la calle y en la casa con las armas en sus brazos, como si estuvieran cazando animal; yo voy a mandar a mi hijo menor, que es el más bueno para que le demuestre a ustedes que lo más importante no es el poder de las armas sino el conocimiento y los sentimientos”. Los hermanos trataron de impedir que /Pap/ mandara al menor, pues temían que esa gran fiera lo matara por que manejaba unas armas muy débiles y no tenia mucha fuerza en sus brazos.

 

Por ultimo, /Pap/ manda a su hijo menor, pero antes le da orientaciones de cómo cazar a esta fiera que había asustado tanto a sus hermanos; /Pap/ habla así a su hijo menor: “No tengas miedo; cuando te salga esa fiera salvaje, lo observas bien, calculas sus movimientos y le apuntas con tus flechas a la axila y te darás cuenta que de esta forma lo puedes matar. Luego le cortas la cabeza y la llevas a esconder a las raíces aéreas de un gran árbol; luego te bienes directamente para la casa y convidas a tus hermanos para que te acompañen a capturar una ave que esta poniendo huevos en las raíces de un gran árbol. Cuando los tengas allí, los asustaras con la cabeza del gran tigre”. Luego de esas instrucciones se fue el hijo menor, que salió desde la madrugada; cuando llegó el medio día y los hermanos mayores veían que su hermano no regresaba, empezaron a decirle al padre que seguramente a él se lo había devorado esa gran fiera y de ser así, sería su culpa por haberlo mandado sabiendo de antemano que no tenia armas fuertes y que físicamente era muy débil.

 

Al caer la tarde por fin el menor llega a la casa y como se lo había dicho su padre, invita a sus hermanos para que entre todos capturasen a una ave (/pertu/, peridiz) que estaba posada al lado de un árbol, poniendo huevos. Los hermanos aceptan la invitación y salen todos de la casa rumbo al árbol donde el menor tenia camuflada la cabeza del gran tigre. Al llegar al punto el menor habla así a sus hermanos: “No vamos a dejar volar esa ave y entre todos vamos a tirarnos para atraparla, por que allí está”. Entonces todos a la voz del menor se lanzaron sobre ella y al ver que se trataba de la cabeza del gran tigre de ojos brillantes, los hermanos mayores empezaron a gritar, se asustaron y regresaron despavoridos a la casa. El menor coge la cabeza de la fiera y la lleva a la casa para mostrársela a su padre.

 

Toda la familia se reúne y el hermano menor habla así: “yo si soy un buen cazador, fui capaz de derrotar esta terrible bestia que a ustedes los aterrorizó”. Los mayores se miraban atónitos y decían que esto no podía ser, pues el no era fuerte y contaba con armas poco poderosas. Entonces /Pap/ nuevamente les expresa: “Ustedes los mayores siempre andarán con las armas en los brazos, como si estuvieran de cacería permanente; pasaran toda la vida así, ustedes y sus descendencias; sus hijos padecerán esta desgracia; sus hijos y los hijos de sus hijos se dispararan entre sí como enemigos. A ti, mi hijo menor, te digo que como eres un buen cazador, así no tengas las mejores armas, que siempre que caces un animal, traerás a tu casa la cabeza para que se la enseñes a tus familiares y a tus amigos para que se den cuenta que eres un buen cazador”. Así habló /Pap/ a sus cuatro hijos.

 

Luego /Pap/ empieza a enseñar la teología a su hijo menor, orientándolo sobre los sitios sagrados y mostrándole los lugares más poderosos; le mostró todo lo esencial de la Madre – Tierra, del cosmos (/Nipal) y del los lugares del sub-mundo; también lo orientó sobre todas las medicinas que había creado para su beneficio y el de toda su descendencia. /Pap/ le habló así: “Trasmitirás estos conocimientos a tus hijos y ellos a los hijos de tus hijos y así debe ser para que este conocimiento se trasmita de generación en generación”.

 

Después de esto, /Pap/ se aleja de sus hijos y se retira a su morada en una de las capas del cosmos a descansar.

 

Como los cuatro hermanos vieron que /Pap/ se había ido para el cielo, ellos pensaron que podían hacer lo mismo y entre todos empezaron a construir una gran escalera que los acercara a la morada de su padre, pero cuando estaban llegando a las nubes, el gran creador observó que esto no podía ser así y manda al gran ventarrón para que destruya esa escalera.

 

Cuatro veces consecutivas intentaron los hermanos hacer esta escalera para llegar a la morada de su padre y todos los intentos fueron frustrados por el gran ventarrón. /Pap/ viendo que sus hijos no iban a ceder en el intento de llegar a su casa, en la cuarta ocasión decide distribuir a sus hijos en lugares distintos, cada uno de ellos con lenguas distintas, para que de esta forma, cesaran definitivamente los intentos de acercarse hacia él[8].

 

En este tiempo /Pat / crea los diferentes continentes, entre ellos /Apia Yala/ (América), como morada del pueblo /Tule/, descendiente de su hijo menor. También crea a /Yurup Yal/ (Europa), a África, a Asia y a Oceanía.


[1] Este relato es el resultado de una conjugación de versiones recaudadas en campo y contrastadas  con algunas publicadas. Se tuvieron en cuenta los relatos orales del Sakla Manuel Galindo Santacruz, de Leoncio Santacruz Montoya y de Vitalino Cuellar; así mismo las versiones publicadas de Emilio Montaya (O.I.A, 1999), Pab Igala, 1989  (en Vargas, 1993), Sakla Simral Colman (Santa Teresa, 1935).

[2] Según Pab Ingala (1989), Olopurkantiwal es uno de los nombres que recibe el Río Atrato

[3] Manuel Galindo Santacruz, Sakla de Caimán Bajo, afirma que cuando un /tule/ se enferma, el alma de él empieza a descender hacia los mundos de abajo y si supera la cuarta capa, ya el /purba/ no se puede recuperar, por que el cacao y el ají no pueden servir más de abogados y esta persona pierde definitivamente su alma.

Así mismo dice que el /tule/ después de su estadía temporal en la Madre – Tierra,  de camino a la morada de /Pap Tummat/, pasa por estas capas y si su comportamiento fue deshonroso con las personas, las plantas y los animales, en cada una de estas tres primeras capas, muere nuevamente, como castigo por sus malas acciones.

[4] En este punto del relato aparece un nuevo personaje que es /Pap Olo Kuna pipilel/ como el hijo de /Nan Tumat/, del cual no se da su origen, al igual que el de la misma /Nan Tumat/. El /Tule/ Leoncio Santacruz Montoya, habitante de Caimán Bajo y estudiante de licenciatura en Etno-educación, dice que /Pat Tumat/ durante el proceso de creación de la tierra y el universo, adquiere diferentes nombres, de acuerdo con las fases de dicho proceso creativo:

El primer nombre, cuando se inicia la creación es /Pap Opa/ que como ya dijimos corresponde al primer momento antes de la explosión del grano primigenio con la apariencia de un grano de maíz, de donde toma su nombre (téngase en cuenta que maíz en lengua /tule/ es /opa/).

Posteriormente, cuando tiene lugar la creación de todos los seres y fenómenos naturales sobre la tierra el ser creador es conocido como /Pap Olo Kupilel/ que es considerado hijo de /Pap Opa/, sin que se haga mención de su madre. /Kupilel/ continua con los trabajos iniciados por /Pap Opa/ sobre la Madre – Tierra. También se considera que la esposa de /Kupilel/ es /Nan Tumat/ que significa Gran Madre.

Por último, se encuentra /Olo Kunapipilel/, considerado hijo de /Nan/ y /Kupilel/, que es el que realiza el recorrido con la madre por las capas inferiores de la tierra perfeccionando lo creado y reconociendo lo ya realizado por los antecesores.

Leoncio Santacruz, haciendo mención a las historias relatados por los /saklamal/ de su comunidad, afirma que /Nan Tumat/ es la misma “Virgen María” y /Pap Kuna Pipilel/ es “Jesucristo”, comentarios que manifiestan un claro proceso de sincretismo, donde incorporan a su teología tradicional algunos elementos de la religión católica, quizás como mecanismos de resistencia a más de 500 años de hegemonía de esta doctrina en América. Es posible también que la incorporación de estos elementos sincréticos en su teología tradicional obedezca a la necesidad de darle sentido dentro de su marco cultural y cosmogónico, a la doctrina impartida por los sacerdotes y religiosas que han tenido contacto con ellos a lo largo de más de 500 años de historia. Téngase presente que las Hermanas de la Madre Laura permanecieron en La comunidad /Tule/ de /Ipkikuntiwala/ por aproximadamente 20 años.

[5] Recuérdese que /Olo Kuna Pipilel/ es asociado con Jesucristo; Teniendo en cuenta este detalle, es posible pensar que aquellos momentos de sufrimiento padecidos por este personaje en su estadía en la Madre – Tierra, hagan relación una vez más a elementos de sincretismo teológico, tomando como bases para el relato, apartes de la historia bíblica relacionados con todos los sufrimientos de Jesucristo.

[6] Al observar esta parte de la historia, encontramos que los hijos mayores que se mencionan son precisamente los supuestos ancestros de las naciones que iniciaron la “Segunda Guerra Mundial”; si se analiza con cuidado esta historia, se puede ver que nuevamente hay la incorporación de elementos sincréticos en la teología /tule/, pensamos que como estrategia de incorporar a su cosmovisión los hechos relevantes en la historia mundial, que no son ajenos a ninguna de las culturas de la orbe planetaria; de esta forma, el pueblo /Tulemal/ siempre le da una explicación coherente desde su marco cultural a los grandes acontecimientos de la historia universal.

En otra versión de esta historia recogida en el Resguardo de /Ipkikuntiwala/, sector de Caimán Bajo, durante el trabajo de campo de este estudio, en entrevista con Vitalino Cuellar, nos relata que los cuatro hijos que mandó /Pap/ para que poblaran nuevamente la Madre – Tierra fueron: El mayor, corresponde al Ingles, el segundo, el Judío, el tercero, el Español y el más pequeño el /Olo Tule/.

No fue posible conseguir una versión, durante el trabajo de campo y la revisión de fuentes, que relatara esta historia sin la incorporación de los pobladores europeos y asiáticos como parte de los hijos que /Pap Tummat/ pone sobre la tierra para poblarla; es posible que no exista y que esta historia trate de darle una explicación dentro del marco cultural /Tule/ de la diversidad de grupos y la existencia de otros continentes poblados después de la invasión española; esta hipótesis coge fuerza cuando se miran otras historias donde se menciona un sinnúmero de grupos pobladores de /Apea Yala/ (América), donde queda claro el conocimiento de los /Tulemal/ de la existencia de diferentes etnias pobladoras de este continente. En un relato recogido por Fray Severino de Santa Teresa a principios del siglo XX, hace mención de cuatro hombres indígenas que bajaron del cielo a poblar la tierra en lugares cercanos al cerro Takarkuna; cada uno de ellos tenia un matiz distinto de piel: blanco, rubio, moreno claro y moreno oscuro. La historia termina afirmando que las descendencias de estos indígenas se mezclaron y es por esto que en algunas ocasiones se ven en las familias indígenas hijos muy blancos, como hijos muy negros (Santa Teresa, 1935). Como es evidente esta versión de la historia es recolectada antes de la segunda guerra mundial, pero su mensaje se centra más en el mestizaje del pueblo /Tule/, que en los mandatos de /Pap/ le deja al hermano menor.

Lo importante de rescatar, sea cual sea la versión y los hermanos mayores de /Olo Tule/ involucrados en ella, es que este recibió el mandato de /Pap/ para proteger y cuidar la Madre – Tierra, por que era el único capaz de lograr esta misión. Al igual que en otras parte de esta historia, como en otros mitos que se presentaran más adelante, la norma es la que tratan de incorporar y de esta forma, crear una ética de comportamiento con la naturaleza y las demás personas, propias del pueblo /Tule/ de la actualidad.

[7] En el relato realizado por Vitalino Cuellar, durante el trabajo de campo plantea la especialidad de cada uno de los hijos de /Pap/, de la siguiente manera:

Al ingles le gustaban las armas; el Judío mostraba mucho interés por los libros; el Español era juguetón , necio y muy malo, pero no le gustaba estudiar los conocimientos dejados por /Pap/; el menor, el /Olo Tule/ contaba a su padre todo lo que hacían los hermanos menores; tenia el corazón más grande,  era el más inteligente y por eso /Pap/ le dejo a él todos los conocimientos y la misión de proteger la Madre – Tierra, de cuidar todos los recursos naturales y hacer un uso adecuado de ellos. Los negros no vienen de los hijos de /Pap/, por que ellos surgen del mico machín.

[8] En esta parte del relato, es posible identificar otro elemento de sincretismo religioso; piénsese en la Torre de Babel de la historia Bíblica.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: